Que no nos vuelva a pasar…¡Sigamos sumando!

14/08/2020

Hoy más que ayer, tú, yo y todos los ciudadanos de nuestra ciudad y nuestro estado, jugamos un rol fundamental en el rumbo que tome la Pandemia de COVID-19 en Nuevo León.

Hace dos días, el Dr. Manuel de la O, Secretario de Salud de nuestro estado, nos daba una señal de esperanza y aliento al comentar en rueda de prensa, que el comportamiento estadístico de COVID-19 en las últimas semanas, eran una señal de encontrarnos en una etapa de meseta de la pandemia, esto es, de mantener cierta estabilidad en el promedio de casos positivos confirmados y de pacientes hospitalizados.

Ayer, el mismo secretario junto con el gobernador, anunciaron que precisamente ante el comportamiento estable de diversos indicadores, a partir de este fin de semana, se reactiva nuevamente la operación de determinados comercios y establecimientos no esenciales.

Ante esto… ¡Que no nos vuelva a pasar!

Recordemos que en el mes de junio, cuando se inició con la reapertura económica de los sectores no esenciales, pareciera que nos dijeron que la pandemia había terminado y que el virus se había ido; salimos masivamente del confinamiento haciendo caso omiso de las indicaciones y protocolos establecidos para una reapertura ordenada y segura o, en el mejor de los casos, los interpretamos como mejor nos convino para vivir nuestra propia nueva realidad; pensamos en lo individual y no en lo colectivo.

Las consecuencias no se hicieron esperar. A partir de la segunda quincena de junio, se incrementaron de manera radical la cantidad de casos confirmados, fallecimientos y pacientes hospitalizados por día. En el mes de julio la situación fue mucho más crítica y cobró tintes alarmantes, llegando a rebasar 800 casos confirmados y 40 fallecimientos por día y una saturación hospitalaria del 70%, lo cual llevó a las autoridades a detener la reapertura e implementar medidas restrictivas que ayudaran a reducir la movilidad y con ello esperar un mejor control de los indicadores.

Estas medidas, sumadas a la reflexión de muchos ciudadanos que empezaron ahora sí a cumplir con las recomendaciones y protocolos, así como la presencia y efectos del Huracán Hanna que a la gran mayoría nos mantuvo en nuestros hogares por al menos tres días, pareciera que fue lo que ayudo a ir lograr la mejoría en el comportamiento de los indicadores, con base en los cuales se ha tomado la decisión de retomar la reactivación económica.

¿Es esta una señal alentadora? Si; ¿podemos vislumbrar un panorama de franca recuperación? Quiero creer que sí, pero depende de todos.

De nada sirve culpar a los autoridades por el manejo de la pandemia y criticar sus decisiones, si primeramente, no tomamos la decisión de participar con nuestras propias acciones en el control de la pandemia; de nosotros depende ser parte del problema o ser parte de la solución.

Ya lo han dicho muchos, debemos aprender a convivir con el virus del COVID-19 y eso implica actuar responsablemente. Que no nos vuelva a pasar, no volvamos a relajar las medidas preventivas, a confiarnos en que no nos podremos contagiar; démonos cuenta de que es más fácil contagiar nuestros comportamientos y acciones responsable, que éstos suman, para cuidarnos los unos a los otros, para ser parte de un mejor control de la pandemia.

Por eso, hoy más que ayer, hay que seguir sumando: Sumémonos a la prevención, no a las estadísticas; Sumémonos a la responsabilidad, no a la imprudencia; Sumémonos a las acciones positivas, no a las pruebas positivas; Sumémonos a los que hacen caso a recomendaciones y protocolos, no a los casos confirmados de COVID-19.

Tú, yo, todos ¡Sumémonos contra el COVID-19!

 

POR: IVÁN CERVANTES