Jugoterapia: cómo aprovechar mejor esta moda saludable

25/05/2016

Por 

En estos últimos años se ha puesto de moda tomar jugos elaborados de frutas y verduras.  Estos jugos cuentan con una muy buena imagen, asociada a la buena salud y a la idea de que su consumo diario es parte de una dieta adecuada.

Pero hay que tener cuidado, depende de su preparación y de los ingredientes estos jugos pueden ser una herramienta de salud o por el contrario, una carga de azúcar y suma de calorías innecesarias. Podrían incluso intervenir con algunos medicamentos que estés tomando.

El lado positivo: 

  • Los jugos de fruta son fuente importante de vitaminas, minerales, fibra y azúcares simples que nos llenan de energía y vitalidad.
  • Contienen una serie de sustancias químicas naturales de gran capacidad antioxidante  que nos protege del proceso oxidativo propio del envejecimiento.
  • Favorecen el sistema inmunológico.

PRECAUCIONES: ¿Cómo debe ser el jugo para obtener todos sus beneficios?

  • Natural, evita cualquier tipo de concentrado o saborizantes. Los jugos procesados o embotellados ya han perdido sus propiedades saludables y algunos de ellos contienen casi las mismas calorías que un refresco.
  • Tomarlo fresco, de preferencia recién exprimido. No pasa nada si tardamos 20 minutos o una hora en beberlo, puesto que se pueden perder propiedades, pero estas pérdidas son mínimas. Pero nunca lo dejes mas de medio día, al menos que hayas usado un extractor de prensado en frío especial para que duren mas tiempo.
  • No debe ser de frutas 100%, lo más recomendable es tenga en proporción más vegetales que fruta. Mantén esta proporción: 1-2 tza de verduras por 1/2 taza de fruta.
  • Si utilizas leches vegetales como soya, almendras, arroz, avena, etc. prefiere las versiones sin endulzar.
  • Si estas cuidando tu peso, evita endulzantes como miel, jarabes o azúcar, elige siempre stevia.
  • No todas las personas requieren lo mismo. Si tienes estreñimiento, síndrome de colon irritable, colitis, etc. es posible que un exceso de frutas y verduras frescas te cause mayor inflamación y molestias. Aprende a escuchar a tu cuerpo, fíjate cómo reacciona con los jugos y distingue cuál verdura o fruta está provocando esta reacción.
  • Si tomas medicamentos es muy importante que verifiques si existen algunos alimentos que no debes consumir.  Por ejemplo,  no se recomienda consumir hojas verdes con medicamentos anticoagulantes.  Si padeces insuficiencia renal deberás tener especial cuidado con el potasio y evitar el plátano y los crucíferos.  También algunos cítricos como la toronja, naranja o limones pueden interferir con los medicamentos para el hipotiroidismo o los anticonceptivos.

¡No hay jugos milagrosos!

Se le suelen atribuir nombres a los jugos con fines publicitarios como “anti-estrés”, “anti-envejecimiento”, etc. Y si bien es cierto que algunos jugos (si se toman con regularidad) pueden ayudar a lograr algunas mejoras en la salud, no resolverán ningún problema por sí solos. Si tu estilo de vida no es sano, si sigues comiendo azúcar en exceso o comida chatarra, por más que tomes tu jugo “anti-colesterol” todos los días, no servirá de mucho.

 Los jugos son una excelente alternativa para incluir más verduras y frutas a tu dieta pero en cuestión de alimentación la receta es la misma para todos: si quieres mejorar tu salud, debes cambiar tu estilo de vida en general, y los jugos (si los sabemos preparar como es debido) pueden ser una herramienta para lograrlo.

Comparte esta información, ¡conocimiento es salud!